RUBICUNDA PRACTICA YOGA II

Cómo ya os contaba a principios de septiembre, en MI PRIMERA CLASE DE YOGA , tomé la decisión de volver a intentar introducir esta actividad en mi rutina semanal. Y digo volver a intentar porque a principios del mismo mes, pero del año anterior, también hice el amago, pero se quedo en prácticamente, 3 clases, y desistí.

Tras unas cuantas clases más entendí porque dejé de ir el año anterior, ya que me estaba ocurriendo exactamente lo mismo: no conectaba con la profesora ni le veía sentido a las clases conforme iban pasando el tiempo.

Gracias  a la invitación de la revista Womenshealth al evento #TuMarcasLasReglas tuve la oportunidad de recibir una práctica de yoga de la mano de alguien excepcional: AMALIA PANEA autora del libro “Cambiar de vida es fácil si te dicen como” (lo cual os recomiendo porque es increíble). Hablando con ella me hizo ver la importancia de conectar con tu profesor/a de Yoga y me recomendó un sitio que, casualidades de la vida, yo había echado ya el ojo previamente, pero que no había llegado a puerto porque, uno ya estaba pagando un gimnasio y ahí daban “clases de yoga nivel principiante” y dos, porque suponía hacer un desembolso en plena temporada vuelta de vacaciones y bodas a la vista.

img_4740
Con Amalia Panea y Samanta Chocron en evento “#tumarcaslasreglas

No me digáis que ocurrió durante esa practica yogui con esta mujer, pero algo encendió en mi que hizo que al día siguiente me pusiera en contacto con el Centro para pedir información y apuntarme.

Cuando llamé por teléfono para contarles que quería acudir a la clase de prueba para apuntarme a clases, empezaron hacerme preguntas rollo: ¿has practicado alguna vez?, ¿cuál es tu nivel físico?, ¿qué tipo de actividades deportivas practicas?, ¿qué tipo de yoga quieres practicar?… a muchas de estas preguntas NO TENÍA NI IDEA DE QUE RESPONDER ¿Que tipo de yoga? No se, YOGA a secas, para principiantes vamos.

TOTAL, que esto fue un viernes y al lunes siguiente ahí estaba yo, en su clase para principiantes, sin haber comido nada desde una hora antes (así fue como me informaron por teléfono) dispuesta a recibir MI PRIMERA CLASE DE YOGA DE VERDAD.

La clase a la que fui de prueba es Iyengar yoga para principiantes (bien ya se algo más), si bien la profesora, Lucia Marote, me explicó que hay gente mas avanzada y que las postura que se van practicando tienen diferentes niveles de dificultad, pero que no me preocupes, ella estará pendiente de mi, para tantear mi “pontencial” y mi “fuerza”.

yoga
foto vía web CITY YOGA

El YOGA es esa actividad que te pone en tu sitio, COMBINADO DOS ACCIONES.

  •  Humildad, te hará conocerte a ti mismo y podrás comprobar donde esta tu límite en ese momento, hasta donde eres capaz de llegar, reconocer que no puedes con todo.
  • Actitud, porque una vez eres consciente de tus limites, tienes que esforzarte y trabajar para ir superándolos poco a poco, sin frustrarte por no ser como el de al lado, no sabes nada de su vida, ni para juzgarlo, ni para comparte con el.

Y de humildad me hacían falta kilos, porque fui consciente de todo el trabajo que tenía por delante pero también de que tanto deporte durante los últimos años no ha sido en balde, ya que he conseguido un cuerpo fuerte y capacitado para ello. Actitud  es lo que necesito para poder conseguir lo que me he propuesto, con constancia, esfuerzo y ganas de mejorar día a día.

Salí de allí con una doble visión, por un lado Lucía me hacía ver que, efectivamente, tenía la musculatura muy acortada, y posturas no tan complicadas se me iban a resistir, pero también me dijo que me veía muy fuerte, por lo que, si yo quería, estaba capacitada para poder acudir a sus clases dos días por semana siempre que me lo tomara con paciencia, que fuera constante, y que no me frustrara, estaba ahí para aprender, y si me dejaba, ella se encargaría de que así fuera.

Y desde ese 2 de Octubre que acudí a mi primera clase de prueba de Iyenga yoga, acudo 2 veces todas las semanas, con ganas de aprender, de medirme, de ver mi progreso, de esforzarme. Sabiendo que estoy en buenas manos, porque no estas igual de fuerte todos los días, y menos cuando tienes el periodo, por lo que, en esos días, la práctica varía, se adecua a ti estado físico.

Estas equivocado o no has acudido a la clase de yoga adecuada para ti, si piensas que el YOGA es sólo relajación o meditación mientras estiras las patas o el cuerpo. Te invitó a que VUELVAS A INTENTARLO, descubras que está actividad también es para ti. Que requiere esfuerzo, que fortalece piernas, brazos y core (salgo con agujetas en los abdominales SIEMPRE), que corrige tu postura, que te ayuda.

¨El yoga nos enseña a curar lo que no podemos aguantar y a aguantar lo que no podemos curar¨ – BKS Iyengar

Antes de despedirme, os recomiendo entrar en YOGA BRUNCH para que podaís ver cómo fue el evento del pasado 22 de Octubre y os apuntéis al próximo Yoga Brunch del 18 de noviembre, apto para todos los niveles, donde tras una masterclass dirigida por la magnífica Amalia Panea, podrás compartir impresiones con otros yoguis, yo incluida.

DSC0200-1.jpg
foto vía YOGA BRUNCH

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s