BÉLGICA: Viajamos a Bruselas, Amberes, Burjas y Gante

BÉLGICA: País de reyes.

Este verano volvimos a decantarnos por repartir las vacaciones entre tierras Gallegas (Cangas de Morrazo) y un país europeo (el año pasado estuvimos en Oporto, Portugal), y esta vez elegimos Bélgica, y os cuento como nos organizamos, consejos y recomendaciones que creo bastante útiles.

1. Vuelo y trayecto desde y hasta el aeropuerto

Antes de llevarte por la emoción de haber encontrado un vuelo barato hasta Bruselas debes tener en cuenta cuál es el aeropuerto de destino, no es lo mismo llegar a Zaventem, que está a 14km de Bruselas, que a Charleroi, que está a 40km.

En este segundo caso, que evidentemente fue el mío, necesitarás coger el autobús o Shuttle-Bus para llegar al centro de Bruselas y te costará 28€ por persona ida/vuelta, siempre que lo compres por adelantado, lo cual es muy fácil accediendo a la web de Flibco (comprarlo allí son 32€).

 Salen cada 30 minutos y tarda 55 minutos en llegar hasta la estación de tren Brussels Midi/Brussel Zuid.

<

p style=”text-align:center;”>

2. Mapas

Carlos descubrió esta app Maps.me en nuestro viaje a Tailandia y es lo mejor; solo tienes que descargarte los mapas de cada ciudad que visitas, y a través de GPS (sin necesidad de datos) puedes recorrer la ciudad igual que google Maps.

Es mucho más cómodo que el mítico mapa de la ciudad, al que no paras de darle vueltas como si fuera una ruleta para ver si tienes que tirar a la derecha o a la izquierda.

<

p style=”text-align:center;”>

3. Hotel

En nuestro caso decidimos optar por tener un campamento base, BRUSELAS, y desde allí organizarnos los diferentes viajes a otras ciudades de Bélgica.

La mejor opción es un hotel que esté cerca de la GRAND PLACE/ GROTE MARK o de GARE CENTRALE/CENTRAAL (estación central de Bruselas) porque en cuanto sales de ahí la ciudad da un poco de miedo.

Nosotros nos alojamos en CATALONIA GRAND PLACE (antes de coger hotel por booking mira las web de los hoteles, en este caso nos salió más barato coger la habitación directamente con el hotel). Tenía una situación perfecta y unas vistas que dormir y despertar era todo un lujo. No incluía desayuno (16€/persona y día), optamos por acudir a un Carrefour que estaba a dos calles y llenar la nevera con fruta, agua, leche y fiambre, comprando pan la noche de antes, ver amanecer en Bruselas, mientras desayunábamos postrados en los sofás de la habitación eran increíble.

4. Free tours

Dios bendiga a la cabeza pensante que tuvo esta genial idea. Bélgica es un país tan visitando que todas las grandes ciudades cuentan con este tipo de tours.

¿Qué es un free tour? Son aquellos tours turísticos en los que tú decides, al final de la ruta, el precio (nosotros solemos pagar entre 5-8 € cada uno) y tienen una duración aproximada de 2 horas y media/ 3 horas.

Me gusta hacerlo nada más llegar, para situarnos, conocer la historia de la ciudad, sus hitos, personajes históricos, costumbres, anécdotas… y después detenerme en lo que más me ha gustado y en las recomendaciones que nos ha ido dando el/la guía.

Por lo general, son gente joven que ha estudiado historia, o similiar, y ponen muchas ganas en que disfrutes la visita (ya que de ello depende su salario) y te suelen aconsejar sobre las cosas que merece la pena ver y que no, donde tomar el comer el plato típico, cómo evitar las turistadas, o desmontarte mitos.

La mejor manera de localizarlos es a través de Google: FREE TOUR (nombre de la ciudad) español.  No obstante, siempre puedes acercarte a la plaza principal y veras a gente con paraguas de colores y banderas de España.

Aquí os dejo los free tours que consultamos para estas cuatro ciudades (sólo pudimos hacer Bruselas y Brujas) pero los otros, de haber llegado a tiempo, hubieran sido los elegidos.

Bruselas: SANDEMANS

Brujas: FREE TOUR BRUJAS

Gante: FREE TOUR GANTE

Amberes: VIVAS TOUR 

<

p style=”text-align:center;”>

5. Cómo ir a cada una de estas ciudades

Nunca hay tiempo suficiente para conocer una ciudad, pero si es cierto que cuatro/cinco días es tiempo suficiente para visitarlas.

Nosotros la visita a Burjas la hicimos junto con Gante, una para ahorrar un trayecto, y otra porque carecíamos de tiempo material. Sin embargo, me arrepiento un poco, porque son dos ciudades preciosas y diferentes, y creo que Gante no se merece dedicarle sólo la tarde, cuando ya estas cansado de andar, y no lo disfrutas igual.

Hay muchas opciones, pero nosotros, que somos muy “independentistas”,nos gusta ir por nuestra cuenta (eso de visitas guiadas siguiendo a un guía como un rebaño todo el santo día me horroriza). Para ir a Brujas y Gante, así como para ir hasta Amberes, optamos por coger el tren (que de jueves a lunes los trayectos están al 50%). Sólo tienes que acudir a la Estación Central de Bruselas y contarle tu plan al hombre que hay en taquilla. Te dirá cuando sale el próximo tren y te venderá los billetes (ida/vuelta). Para el viaje a Brujas y Gante pide que sea “vía Gante” que te permite parada en esta ciudad. Los precios fueron 16 €/persona para Brujas y Gante, con duración de 50 minutos a Brujas y 30 a Gante; y 9 €/persona para Amberes, con duración de 25 minutos.

6. Vamos a comer

Aquí vamos a dividirlo en dos partes: COMIDAS y CENAS.

Nosotros optamos por aprovechar el día, y relajarnos por la noche (esto es, cenar sentados, sin prisa y con mucha calma). Por ello pedíamos algo para compartir a la hora del almuerzo, llevábamos un par de piezas de fruta en el bolso por si nos entraba hambre y ya disponíamos de mesa y mantel para la hora de la cena.

6.1. COMIDAS

El primero día aprovechamos la parada de 30 minutos que hicimos durante el free tour de Bruselas y compartimos un rico bocata de aguacate, pollo y lechuga, con un par de cervezas. Allí los bocatas son bastante grandes, así que no te asustes porque el precio sea de 5/9€, insisto en que, siendo de buen comer, nosotros compartiendo uno nos quedábamos bien.

El día que pasamos en Amberes, si bien pensamos que, de primeras, habíamos metido la pata, yo, personalmente, quede satisfecha, porque pedimos un bocata para compartir de Filete Américain o toast cannibale, que viene a ser un steak tartar pasado por la trituradora, y si al principio parecía una especie de paté, resulta que allí es bastante típico, y ESTABA BASTANTE BUENO.

No te puedes ir de Bélgica si catar sus Frites (patatas fritas) que por muy vida sana que lleves, un día es un día y, que carajos, estas de vacaciones.  Y esa fama, merecida sea de paso, se debe a su doble paso por la freidora: una primera temperatura baja en aceite vegetal para que queden bien hechas por dentro, y una segunda con la temperatura alta, para que queden crujientes en, y aquí viene la madre del cordero, GRASA DE CERDO/BUEY.

Pero no vayas a cualquier sitio. Fue nuestra opción en Brujas, concrétamente fuimos a THE POTATO BAR y nos pedimos unas patatas con su salsa de mayonesa aparte y una ensalada (con eso de limpiar la conciencia).

Deciros que en BÉLGICA un típico plato de patatas es “La Mitraillette”, o lo que viene a ser un bocata con estas patatas fritas dentro. Ni que decir tiene que, por muy gochos que seamos, no llegamos a esos niveles.

6.2. CENAS

Las cenas siempre fueron en BRUSELAS, y de 3 noches fuimos a dos restaurantes, y es que nos gustó tanto el primero, que quisimos repetir y no arriesgarnos a ir a uno nuevo y que nos marcháramos con mal sabor de boca.

No nos complicamos la vida, sabiendo cuales eran los platos típicos, le preguntamos al guía que donde podíamos ir a probarlos, sin que nos pegaran el palo del turista, y un acierto, típicos restaurantes con un servicio joven, atento, y comandas rápidas y de calidad, de 10. Ahora cenar, no es barato en sí. Salimos a 35/40 euros todas las noches.

Tienes que tener en cuenta que son platos no aptos para dietas, son contundentes, pero insisto en que estas de vacaciones, y sólo tenemos una vida para vivirla.

  1. FIN DE SIÈCLE: Muy cerquita del la Grand Place, con su terracita y su menú escrito en la pizarra nos decantamos por dos topicazos bruselenses que acompañamos con un par de cervezas trapenses.
  2. 9 ET VOISINS: En la misma calle que el Fin de Siècle, y con un ambiente bastante parecido, en el que el menú también estaba escrito en la pizarra, y la única carta a tu disposiciones era la de cervezas.

Abajo os dejo las fotos con los nombres de los platos que pedimos, para que veáis que no os miento cuando os digo que estoy segura, que los sitios donde cenamos, fueron todo un acierto, y os recomiendo 100% que vayáis a conocerlos.

Chicons au gratin (o endivias gratinadas) acompañadas con un puré de patata riquisimo.

<

p style=”text-align:justify;”>

Stoemp (un puré de patata con verduras acompañado de una súper salchicha).

Carbonnades flamandes (carne estofada con cerveza belga).

<

p style=”text-align:justify;”>

Jambonneau Moutarne à l’ancienne (Un buen plato de codillo con salsa de mostaza) servido con patatas (a veces fritas, otras veces asada) y algo de verduras.

Son famosos sus Moules et frites (mejillones con patatas) pero según el guía son mas una leyenda que otra cosa. En verdad te pegan un buen sablazo por ellos, y no merecen tampoco tanto la pena. Vamos que teniendo nuestros mejillones, necesidad poca irte a bruselas para comerlos.

6.3. DULCES

En Bélgica lo mas famoso es su chocolate, pero no fue a lo que nosotros caimos rendidos. Sus WAFFLES o GOFRES fueron un flechazo.

Hay dos tipos (o tres): El BRUSSELS WAFFLE: rectángulo perfecto, sabor a crepe, crujiente por fuera y esponjoso por dentro con azúcar glass (es perfecto); LIEJA WAFFLE: no tiene una forma concreta, es muy grueso y con muchísimo azúcar (los que has tomado siempre); el WAFFLE DEL TURISTA: gofres con mil cosas encima, fruta, chocolate, helado, nata….

NO HAGAS UNA TURISTADA y tampoco vayas a sitios de gofres a 1 €, son congelados y no merecen la pena. Lo mínimo es que cuesten 2’5 € en adelante (nosotros el BRUSSELS WAFFLE lo probamos de la camioneta amarilla que está en la plaza principal de Brujas, un acierto).

7. Salir y beber

Si podemos llamarlo de alguna manera, porque terminábamos tan cansados que a la 01:00 estábamos en el hotel.

A medida que cae la tarde, en esta época claro, las calles se llenan de artistas callejeros, y puedes optar (si tu presupuesto es ajustado) por comprarte unas cervezas y tomarlas en la calle. Nosotros somos mas de ir a un local, concretamente a las terracitas de PLACE SAINT-GÉRY, donde tomábamos una cervecita rodeados de un ambiente muy joven y divertido.

<

p style=”text-align:justify;”>
Una curiosidad es que cada cerveza tiene su propio vaso, por lo que si no te la sirve así, no es un buen sitio para volver.

<

p style=”text-align:justify;”>
¿Qué cerveza tomar? Las trapenses son increíbles, ahora prepárate, tienen una graduación muy elevada.

<

p style=”text-align:justify;”>
¿El precio? Las más baratas 2’5/3 €, las trapenses no bajan de los 4 €.

Y con esto poco más que añadir, la ciudad se disfruta andando, y yo no voy a darte más datos que los que puedas encontrar en una guía, o te vaya a recomendar tu Free Tour particular.

Espero que te haya gustado el post, que te sirva si tienes intención de visitar este fantástico país y, ya de paso, que me lo cuentes.

GRACIAS, siempre, por leerme.

 

 

 


3 thoughts on “BÉLGICA: Viajamos a Bruselas, Amberes, Burjas y Gante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s