LAS CLAVES PARA UNA VIDA PERFECTA

Si estás leyendo este post, una de dos, o has caído en la trampa, o has pensado que soy una imbécil y vas a mandarme al carajo. 
Pues queridos, ni una cosa, ni la otra (bueno a lo mejor al carajo si quieres mandarme, y chica/o estás en tu derecho).

Hace unos años nos castigábamos a dietas bajas en calorías que cazábamos en las revistas de moda para conseguir que esos vaqueros del Zara nos quedarán tan estupendos como los de Moschino que se había enfundado Bar Rafaeli. Nos mordíamos los dedos y pensábamos si algún día podríamos vivir en las mansiones del HOLA, posar en un photocall con un vestido de brillantes o pegarnos ese viaje tan idílico por las aguas de Bali.

Ahora es peor, primero porque ya no son dietas, mansiones y fiestas. Ahora la vida perfecta también requiere ejercicio, y no un ejercicio cualquiera, que va amigos, ahora vemos que para conseguir unos abdominales perfectos/culo perfecto/brazos perfectos nos bastan 15 minutos. 

728px-get-the-perfect-beach-body-step-5-version-2
Imagen cedida por wikiHow via Google

Ya no sirve irte a correr 30 minutos, pedalear en tu clase de spinning o cumplir con la tabla que te pone el monitor del gimnasio. La moda es tener un “personal trainer” que nos hace colgar de cuerdas, tumbarnos en una bola gigante azul de plástico y saltar a un cajón tras haber hecho una flexión y dado con los talones en el culo.

Y a esto le añades que eso no sólo lo hacen las famosas, deportistas de élite y modelos que veíamos en las revistas o en el programa de la Igartiburu, ahora con Instagram ves perpleja como miles de chicas y chicos que sigues van a 2 horas al gimnasio, que las mallas les quedan de lujo, que los zumos verdes nos les dan cagalera, que come súper sano, y que son súper felices porque una vez a la semana se pone ciega/o de pizza, cerveza y chocolate.
Y claro, tu te preguntas ¿que mierdas estoy haciendo mal?

A mí las cuentas no me salen. Lo siento coleguis pero vuestros perfiles perfectos no me los creo. Sería una hipócrita si no dijera que me mola subir la foto bonita, con su filtro, con su texto estupendo, a la hora adecuada….pero también tengo momentos lúcidos y me hago un selfie tonto recién llegada del gimnasio para animar a quien me quiera leer de que es posible sacar 1 hora al día para dedicártela a ti misma, y que yo he optado por gastarla en hacer deporte.

Cansada de FOTOS estupendas en las redes sociales, de culos redondos, maquillajes de película, restaurantes que parecen jardines todo aderezado con platos suculentos u copas de vino… pues insisto, las cuentas no me salen.

¿Nos lanzamos al running?

He decidido dejar de recrearme en esas vidas estupendas que me venden por internet y que parecen estar tan fuera de mi alcance.

No he decidido dejar de leer revistas de moda, no sólo anuncian ropa bonita, también artículos interesantes, buenos reportajes y grandes profesionales detrás de cada letra.

He decidido seguir dando al botón de resetear que tengo en el lado izquierdo de mi cabeza cada vez que me siento triste porque las bragas me aprietan.

Pero no he decidido dejar de admirar lo bien que le quedan al resto

He decidido no cortarme una mano por comer un trozo más de pan.

Pero no he decidido llevar una alimentación insana, llena de bolleria industrial, azúcares y grasa.

He decidido no cagarme de miedo por si no consigo mejorar mi marca en un 10K.

Pero no he decidido no esforzarme y dar lo mejor de mí misma cada vez que practicó deporte (que al gimnasio tampoco voy a pasearme)

He decidido no mirarme con cara de asco cuando el espejo no me devuelve la imagen que quiero.

Pero no he decidido dejar de cuidar mi aspecto y ponerme guapa para salir a la calle.

He decidido dejar el móvil en el bolso cuando salgo a tomar algo con mis amigas.

Pero no he decidido dejar de hacer fotos para recordar momentos chulas.

He decidido leerme un buen libro antes de acostarme, en vez de repasar los perfiles de todas las instagramers.

Pero no dejar de disfrutar de todo lo bueno que me dan las redes sociales.

c5cb3-img_6101

Todo esto lo he decidido, ahora toca ponerlo en práctica, porque tampoco es tarea fácil. Cuesta no entrar al trapo, no todos los días estoy igual de fuerte y segura de mí misma. Quizás debería apuntármelo en la palma de la mano y así recordármelo.

Vamos a intentarlo. Valemos mucho, no dejemos que las redes sociales nos hagan creer lo contrario. 


2 thoughts on “LAS CLAVES PARA UNA VIDA PERFECTA

  1. hola Bea!que buen post, menos mal que no soy la única que se siente fatal cuando entra en IG y ve esas vidas perfectas, personas que les da tiempo hacer de todo, las tareas de casa, vida social, gym.. y encima están estupendas, pues no, la realidad es que cada uno hace lo que puede y tenemos que intentar mejorar pero siempre siendo la mejor versión de nosotras mismas

    un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s