I LOVE DUBLÍN

Buenos días y feliz semana. Así de primeras.
Como siempre digo, aunque WELCOME TO MY RUNGLE, es un blog orientado al deporte, concretamente al running, y por lo general las publicaciones suelen estar relacionadas con ésta practica deportiva, poco a poco le he ido cogiendo el gusto de contar/escribir un poco de todo, y hoy quiero contaros un poquito de mi viaje a DUBLÍN.
De “traveling blogger” tengo poco, pero si algún día viajáis a Dublín puede que lo que hoy os cuente os pueda servir, incluso puede que te haga sentir unas ganas mu locas de pillarte un viaje express a la capital Irlandesa.
Yo ya conocía la ciudad, porque de pequeña estudié inglés durante dos veranos en Irlanda, en Swords, y ahora es mi hermana pequeña la que lleva 9 meses viviendo en Cork, cuidando de unos pequeños que molan mucho, mientras perfecciona su inglés.
El viaje se planeo con unos meses de antelación (Ryanair y Aer lingus, compañias low cost, donde puedes encontrar billetes muy baratos), y me sorprendió lo caro que es el alojamiento. Tras varias vueltas de si hotel o apartamento optamos por tirar de AIRBNB, servicio que utilizo bastante a menudo para los viajes, y que aquí volvió a funcionar de maravilla.
Suelo currarme los viajes, pero como íbamos de la mano de Sara, y se conoce al dedillo la ciudad, nos dejamos llevar con su MEGA PLAN.

Llegada al Aeropuerto, se nos plantean tres opciones para llegar al centro de la ciudad: TAXI (30€ aprox) Air Coach y Citytour (6€) o Bus urbano (3’30€).

Nosotros optamos por el Bús urbano (más por error que por otra cosa ) y fue la mejor opción.

welcome to my rungle
Ticket viaje ida desde el Aeropuerto de Dublín al centro de la ciudad.
[Coger el Bus no tiene perdida ninguna, sigues los cartelitos, el billete lo pagas directamente al coductor y recuerda lleva el dinero justo, que no dan cambio.]
Una vez reunidos los tres y acomodados en el apartamento optamos por ir al TESCO (supermercado mítico) hacernos con unos panes, fiambre y unas piezas de fruta y, bocadillos montados en mano, ir al PARQUE FENIX.
Adelantaros que nos hizo un tiempo RE-BUENO, algo raro por estas fechas, que suele llover muy a menudo. Hasta los irlandeses estaban flipando.
Allí nos sentamos a comer los bocatas y alquilamos unas bicicletas para pasear por el parque y buscar a los famosos REINDEERS (renos). El paseo en bici era a 5€ la hora. Pudimos visionar la casa del Presidente de la República (Áras an Uachtaráin) y a las puerta del Zoo como un cuervo atacaba fieramente a una simpática ardilla.
dublin
dublin
dublin
[Las distancias en Dublín son cortas, pero concretamente el parque Fenix esta un pelín alejado, Los autobuses no son baratos, suelen tener un precio medio de 2/3 € el trayecto, a si que si sois 3 o mas, os renta moveros en taxi]
La marcha en Dublín, como en casi toda Europa no es como en España, empieza mucho antes, y a las 20:00 de la tarde estábamos en el barrio del TEMPLER BAR. Tocaba ponerse un poco a tono con el ambiente, y topamos con un CONCIERTAZO en una de sus plazas, así que, ni cortos ni perezosos, nos cogimos unas “YonkiLatas” de cerveza y unos frutos secos y disfrutamos de la música Irlandesa.
Os dejo enlace del Instagram de mi sister, @nmsara26 para que podáis cercioraros de que cuando os digo que la música callejera irlandesa muy buena, no miento ni exagero.
 
 
Beber pintas en Irlanda no es barato, y comer tampoco. Rondan los 5’8€ la famosa Guinness (yo con la cerveza negra no puedo) y 6 y pico las rubias, cervezas, no os liéis.

En particular yo me dejé aconsejar por mi hermana con una BlueMoon y una Hop House 13, muy ricas por cierto.

Los bares por los que nos dejamos vaciar los bolsillos fueron The Norseman y The Auld Dubliner. A The Temple Bar solo pasamos hacernos la foto y verlo por dentro, pues los precios de las pintas son 1/2€ más caros….

Aunque te parezca una salvajada pagar tanto dinero por una cerveza, sin unas míseras Olivas o patatas fritas, no puedes no hacerlo. Tienen música en directo, y más de una canción te la sabes ( yo me vine muy arriba entonando “Dont Look back in anger” de mis amados Oasis).
 




 
En cuanto a la comida, mi hermana nos recomendó, en caso de no querer marchar de Dublín sin probar lo típico, Estofado de carne con Guiness o el fish and chips (80%rebozado 20% merluza) y como que a las 21:00 de la tarde/noche no apetece. Optamos por un italiano The Milano, que dentro de lo caro estaba bastante bien y por The Elephant and Castle, restaurante de moda al cual es mejor acercarte a reservar para acudir más tarde.
“La dinner” empieza a las 17:00/18:00 pero Don’t worry my friend, nosotros no cenamos nunca antes de las 21:30, y ningún problema al respecto.


El domingo repetimos plan de bocadillos y parques. A las 10:45 nos plantamos en la puerta del Ayuntamiento “The city Hall” para hacer un Free Tour by Sandemans (pincha aquí para mas info)

Nuestra guía fue Clara, de Zaragoza, que desde aquí le mando un beso enorme, porque fue genial. Nos hizo un viaje al pasado de Dublín, con connotaciones de la vida actual, recorriendo los sitios más emblemáticos.
 
Si viajas, te recomendaría ver si previamente existen este tipo de Tour en la cuidad que vas a visitar, porque si nunca has estado y vas por pocos días , puedes hacerte un visionario de la ciudad y empaparte de un poquito de su historia. ¿La clave? Que el precio del Tour lo pones tu, pero no me seas ratita, que, aunque vayamos de LowCost, 5€ no es suficiente 😉
 



Tras las casi 4 horas de Tour, nos decantamos por devorar bocatas en los jardines del Trinity College…lo que daría por haber podido estudiar mi carrera de Derecho  ahí, es como en las películas!




El resto de la tarde discurrió pateando calles y “pubs curiosos” como The Bank on College Green o The Church (con que entres y des una vuelta te sirve, son bastante caros).
 
Despedir a Sara fue lo más durillo, después de subirse en el autobús vinieron 5 largos minutos de silencio. Pero sé que en un mes está de vuelta, y eso lo hace más llevadero.
 
En Dublín amanece muy pronto y anochece muy tarde, y tras la paliza de andar por toda la ciudad y los litros de cervecita que llevas en el cuerpo, a las 00:00 estábamos KO y, dado que tienen la manía de no poner persianas en las casas, a las 8:00 de la mañana entra luz y abres los ojos maldiciendo no haber venido con un antifaz. (Llévate antifaz si no quieres madrugar).
 
Mis conclusiones de la ciudad, creo que tuvimos mucha suerte con el tiempo y eso hizo que Dublín resultará muy atractiva, pero es una ciudad incomoda de narices. Están todas las calles levantadas por las obras del tranvía, las aceras son muy estrechas y resulta incómodo e imposible caminar, y que decir de los semáforos que duran 4 segundos en verde y 6 en amarillo, ideal para unas series oiga.
 
Si vas más de dos días intenta dedicar el tercero a visitar la Costa, los campos verdes, los acantilados…. yo no he estado, pero mi hermana que se ha recorrido casi todo el país dice que es Asombroso, y merece mucho la pena.
 
Gracias por estar ahí, a muchos de vosotros os veo este jueves en la Fit Night Out by Womens Health ( inscríbete pinchando aquí porque mañana es el último día) sin olvidar que los 3 € de inscripción son 100% solidarios, destinándolos a la Cruz Roja para ayudar a los Refugiados




Seguimos en contacto vía Twitter e Instagram @Beirrison y en Facebook WELCOME TO MY RUNGLE (que hace que no me sigues jajaja)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s