DESDE CUBA, CON AMOR…Y ZAPATILLAS

 

Queridos y queridas, FELIZ AÑO, se que llegó tarde, pero es lo que tiene pasar las Navidades desconectada, que no quieres dar de lado las buenas formas y terminas felicitando el año hasta el 20 de enero (que no es el caso).
 

 

Hoy vengo a poneros un poquito los dientes largos largos, ya la próxima semana volvemos largando en voz alta nuevos propósitos para este 2016, entrenos, quedadas #ladiesandrunners y carreras (adelantó este año viene movidito y te aconsejo subirte al carro).

 

 

 

Estas Navidades han sido muy muy muy diferentes, el 26 de diciembre mochila en mano ponía rumbo a Cuba con 7 amigas y os adelanto que las zapatillas se vinieron conmigo, restándole espacio a más de un vestidito que me hubiera venido bastante bien.

 


welcometomyrungle


 

A todos los que no conocéis este país, deciros que no lo dejéis para muy tarde, porque aunque el cambio va muy lento, se está produciendo, y seguramente Cuba tal cual como lo he conocido no sea igual dentro de 20 años (intentaré volver para confirmar o no mis sospechas).


Los Cubanos son gente que viven el presente sin pensar en el futuro, los problemas se los echan a la espalda, y bailan, bailan mucho y “Ya mañana, si eso, veremos que pasa”.

 

 
welcometomyrungle

 

Hemos disfrutado de La Habana como enanas, caminando por sus calles, conversando con la gente de allí, empapándonos de historias, bailando como mulatas (o al menos intentandolo, porque yo era mas bien un pato mareado moviendo caderas y dando vueltas como una peonza) y, para que mentir, bebiendo mojitos, daikiris y cubalibres.

welcometomyrungle

 

welcometomyrungle
La Habana vieja con el Floridita de fondo
welcometomyrungle
Catedral de La Habana








welcometomyrungle
La Floridita, La Habana

Allí saque mis zapatillas a relucir, alquilamos una casa en El Vedado, y ni lo dude, una hora antes del toque de queda con el resto de amigas para disfrutar el desayuno que nos había preparado la señora de la casa, me lancé a la calle. Me encontré con un bonito amanecer recorriendo El Malecón, y me cruce a más de uno que, como yo, decidió empezar el día practicando este increíble deporte. No exagero, pero ese día estaba de mejor humor, más activa, con más ganas de todo.

welcometomyrungle
Panorámica de El Malecón
welcometomyrungle


 

 

 

La siguiente vez que lucí zapatillas fue en Viñales, un pequeño pueblo de colores a 2 horas y media de La Habana, en Pinar del Río. ¿Recomendable? NO, lo siguiente.

 

Allí nos alojamos en un par de casa, que nos prepararon una cena cubana muy divertida tras volver de un paseo por los campos de Viñales a caballo.
Tras un sueño de 9 horas aquí la amiga madrugó y salió a correr por esas calles de tierra, dándole los buenos días a todos los cubanos que marchaban a trabajar el campo y cruzándose con más de una vaca a la que no parecía terminar de agradar mi existencia.

welcometomyrungle
Calles de Viñales
welcometomyrungle
Una cena muy contundente en Viñales (frijoles a tope)


 

Montando a caballo por Viñales
welcometomyrungle
Añadir leyenda


 


El año 2016 le dimos la bienvenida en Cayó Santa María, 13km de playa de arenas blancas y aguas turquesas…y porque 8 tías se buscan la vida, porque sacar fiesta de aquel “Resort”era tarea arduamente complicada.

 

Allí fue la primera vez que corrí por la playa, si bien deje los madrugones de lado, decidí cogerle el ritmo a la caída del sol, y a pesar de ser muy incomodo, no estuvo mal del todo, sobre todo con la sensación con la que me he vuelto a España.

welcometomyrungle
Fin de año en Los Cayos caribeños



welcometomyrungle



 

Si te gusta practicar deporte, si te gusta calzarte unas zapatillas, NO DEJES DE METERLAS EN LA MOCHILA. 
Siempre hay un momento para gastarlas. 
Olvídate de una carrera o entreno en condiciones, 20/30 minutos son suficientes para descubrir de otra manera tu destino vacacional
Y no importa que el resto de tus compañeros de viaje no lo practiquen, es fácil amoldar un par de días del viaje para poder llevar a cabo la azaña.

 

Mis amigas ninguna practica deporte y más de la mitad ni siquiera entienden el porque me gusta a mi, el porque levantarse antes para correr. Pero a mí no me importa, yo si sé por qué corro, se la gran sensación que me causa el poder haber salido a trotar por el Malecón en la ciudad de La Habana, por los campos de Viñales o por las playas del Cayó de Santa María.
 

 

Te animo a que lo intentes, yo después de esto no concibo volver a salir a conocer más Mundo sin mis Pegasus en la maleta.

 

 

 

Espero que os haya podido transmitir la idea buscada, convenceros de que para vuestro próximo viaje llevéis la ropa de deporte y salgas 30′ a corretear por el destino elegido, estoy segurísima que una vez lo probéis, no podréis dejar de hacerlo.

 


welcometomyrungle
Carrera CocoTaxis en La Habana
welcometomyrungle
Dándole a los Daikiris
welcometomyrungle
welcometomyrungle
¿Cuando volvemos?



 

Nos vemos la próxima semana, mil gracias por leerme, seguimos en contacto por Twitter e Instagram @Beirrison y en Facebook WELCOMETOMYRUNGLE

One thought on “DESDE CUBA, CON AMOR…Y ZAPATILLAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s